Técnica para dejar los pañales: ¿cuándo es el mejor momento?
Publicado el 14/2/2019
 

Sin dudas, uno de los logros más importantes en la vida de un niño (y de los padres) es cuando aprende a ir al baño solito. Después de haber cambiado muuuchos pañales, seguramente estés deseando que llegue este momento. Es importante que los padres estén preparados, ya que este proceso requerirá de un poco de paciencia. 

¿Cuándo es el mejor momento? 

Algunos niños aprenden en pocos días y otros en meses, pero el mejor momento siempre será cuando el niño esté preparado, ni antes ni después. Neurológicamente los niños están preparados para dejar el pañal entre los 2 y 3 años de edad aproximadamente. Debemos recordar que el control del pis nocturno puede tardar un poco más.

 

Señales de que ha llegado el momento de dejar el pañal 

Para poder reconocer el momento en el que nuestro niño está listo para dejar el pañal, debemos estar atentos a estas señales: 

  • Comienza a pedir para ir al baño.
  • Da señales de que quiere sacarse el pañal cuando está mojado.
  • Hace gestos o señas cuando va a hacer pis, como por ejemplo, agacharse demostrando que comprende lo que está haciendo.
  • Presta atención cuando ve a sus padres ir al baño y los imita.
  • Dice palabras como “pipí” o “caca”.
  • Se resiste a ponerse el pañal.
  • Aguanta entre tres o cuatro horas sin hacer pis. Esto significa que los músculos de su vejiga se están fortaleciendo. 

Pasos para enseñar a tu niño a usar la pelela 

Una vez que hayas identificado las señales que indican que tu hijo está listo para dejar el pañal, debés prepararte de la siguiente manera: 

  • Conseguí una pelela. Para las primeras veces, siempre es recomendable una pelela que se apoye en el piso en lugar de las que se apoyan en el inodoro, ya que le da más seguridad y equilibrio al pequeño. Existen varios tipos de pelelas, entre las cuáles podés encontrar la clásica, la pelela con tapa (que también cumple la función de taburete) y la pelela portatil, que además de poder llevarla contigo, podés guardar cosas en ella y usarla tanto en el inodoro como apoyada en el piso, ¡es súper práctica! Cualquiera sea la pelela que elijas, lo importante es que la coloques en un lugar en el que el niño pase gran parte de su tiempo. No tiene porque ser en el baño, mientras tenga fácil acceso a ella. Dejalo que conozca la pelela, juegue con ella y se familiarice. Si quiere decorarla con stickers o pinturas ¡mejor aún! De esta manera entenderá que le pertenece. 

  • Creá la rutina de que se siente en la pelela vestido una o dos veces al día. Si puede ser en momentos clave como después de comer, antes de bañarse, etc., mejor. No lo apures ni le insistas. El objetivo es que se sienta cómodo sentándose en la pelela. 
  • Una vez que tu peque se haya acostumbrado a sentarse en la pelela, debés lograr que lo haga sin pañal. Aquí es cuando tenés explicarle que así lo hace mamá y papá, incluso podes mostrarle el proceso de bajarse los pantalones, hacer pis y limpiarse, permitiendo que tu hijo te vea sentarte en el inodoro, y dejando que se siente en su pelela a la misma vez que vos, si es que está en el baño. 
  • Si tu pequeñito hace en la pelela, ¡felicitalo! Pero no le des premios, ya que el simple hecho de estar aprendiendo este hábito ya resulta satisfactorio para él. Si suceden pequeños accidentes o no llega a tiempo a la pelela, no lo retes ni lo presiones, o retrocederás todo el trabajo que hicieron juntos hasta el momento. 
  • Cuando hayan pasado varios días y tu niño esté acostumbrándose a usar la pelela, ya podés comenzar a ponerle ropa interior. Los pañales de entrenamiento son perfectos para acompañar este proceso, ya que se suben y bajan como un pantaloncito y tienen hermosos diseños que se borran cuando se mojan. 
  • Una excelente técnica es dejarlo que ande por la casa sin pañal de vez en cuando. Cuando lo haga, mantené su pelela a mano. Explicale que puede usarla cuando quiera y necesite. Motivalo a que permanezca sentado en la pelela un ratito, mientras le hablas o leés un libro. 

Recordá que este es un proceso de aprendizaje que requiere tiempo y paciencia. Acompañá y alentá a tu peque y no olvides reconocer sus progresos, por pequeños que sean ¡para él son pasos gigantes! 

Todo lo que necesitás para transitar este proceso, podés encontrarlo en nuestra web: https://www.botiga.com.uy

 

Fuentes:

serpadres.es

pampers.com.uy

espanol.babycenter.com