Esenciales para un gran día de playa
Publicado el 6/11/2018
 

Cada vez falta menos para el verano, y con los primeros calorcitos se vienen ¡los días de playa! Sabemos que a los chicos les encanta la playa, el sol y todo lo que tiene que ver con las actividades al aire libre. Para que un día de playa sea una oportunidad maravillosa de pasar tiempo con tus hijos y verlos disfrutar, es importante saber qué tener en cuenta a la hora de preparar a tu familia para un día fuera de casa. En este artículo te contamos algunos aspectos a tener en cuenta para que llegues a la playa como una mamá todoterreno!

Protección

Un indispensable para llevar a un día de playa es el protector solar. La protección solar es importante tanto para los grandes como para los más chicos. Recordá que lo ideal para los niños es un factor protector solar mayor a 50. Aplicáselos media hora antes de salir de casa, cada dos horas, y también luego de meterse al agua. Aún con protector solar, es recomendable que los más chicos lleven ropita fresca que proteja su delicada piel de los rayos del sol.

Llevá siempre contigo una sombrilla o una carpa de playa que también protegerá a tu familia en días de viento. El gorro  y los lentes son importantes para mantener la cabeza fresca y la vista protegida de los rayos del sol, y lo más importante de todo: respetar las horas en las que el sol está más fuerte (11 a 16 horas) resguardándose a la sombra o bajo techo. No debemos olvidar llevar una manta, la cual es indispensable para no sufrir el calor y las quemaduras de la arena en los pies.

Cuidados 

En cuanto al agua, primero que nada asegurate que esté permitido meterse en ella. Prestá atención a las banderas de alerta. Si tus hijos no saben nadar, colocales flotadores o chalecos salvavidas y acompañálos cuando quieran meterse al agua. Es muy importante que permanezcas siempre atenta a ellos y te asegures de que estén en una profundidad dónde den pie. 

Para tu bebé, nada mejor que un gimnasio infantil para playa, o una piscina inflable que puedas armar cerca de dónde estés y así se sentirá parte de la actividad y permanecerá bajo tu cuidado.

No olvides llevar ropa de abrigo para cuando baje el sol, toallas y pañales bañadores para los más chiquitos. La crema hidratante y refrescante para el final del día ayudará a calmar el calor provocado por la exposición al sol.

Llevá contigo un mini botiquín con los esenciales en caso de cortes y para prevenir infecciones.

En playas dónde hay mucha aglomeración de personas, puede suceder que los niños se extravíen. Por eso es muy importante estar atentos. Una opción preventiva por si esto llegase a suceder es colocarles antes de salir de la casa una pulsera con sus datos y un celular de contacto que esté siempre disponible en caso de que tu pequeño se pierda, así podrán ubicarte sin problemas.

Comida y bebida

Demasiadas horas al sol y expuestos al calor pueden causar deshidratación por lo que es recomendable llevar mucho líquido. Por la misma razón es conveniente llevar frutas y comidas livianas como sándwiches, quesos, frutas, ensaladas, etc. Es muy importante respetar el tiempo de digestión luego de comer, esperando dos horas antes de volver al agua, ya que un cambio brusco de la temperatura corporal puede provocar un corte de digestión, generando síntomas como mareos, palidez o vómitos.

Conservá tus bebidas y comidas en una heladerita y colocala debajo de la sombrilla para que aguante más el frío.

Las toallas húmedas serán tus aliadas durante todo el día, más aún al momento de la comida. No olvides incluir un paquete de éstas en tu bolso de playa.

Diversión

Si bien a los niños les divierte muchísimo estar en la playa, correr, jugar con la arena, armar castillos, y meterse al agua, siempre llega un momento del día en el que se aburren o cansan. Para esos momentos lo mejor es tener un plan B. Esto puede ser haber llevado algunos juguetes de playa para entretenerlos, ya sea para cuando estén solos, con hermanos o amigos. Te recomendamos llevarlos en una bolsa de juguetes que también sirve como manta y así te será más práctico el trayecto y no tendrás que ir cargadísima.

Un tip importante es permitirles elegir uno o dos juguetes y no más, pero siempre llevar una pelota inflable, paletas, palas y baldes que serán los aliados de toda la familia para compartir y divertirse en la playa. Y para el momento de relajarse nada mejor que llevar un puff inflable dónde pueden descansar o hacer dormir una siesta a los más pequeños.

Entre la infinidad de juguetes que existen de playa, te recomendamos el Set de Carretilla de Playa, el Pulpo que Tira Agua y el Set para Construir Castillos de Arena.

Te dejamos un check list para ayudarte a hacer más fácil el momento de organizar tu ida a la playa en familia y no olvidarte de nada. Descargala y tenela a mano ¡te salvará de muchos imprevistos!

Fuentes:

muchosol.es

elmundo.es

hacerfamilia.com

safesportid.com

hola.com

 
 
 
 
 



Dejanos tu comentario

* Campos Requeridos