Cómo preparar a tu hijo para la llegada de un hermanito
Publicado el 20/9/2019
 

La llegada de un nuevo bebé a la familia es un gran acontecimiento. Puede significar la primera vez que tenés un varón o una nena, o también la primera vez que tu hijo/a más grande es un hermano o hermana mayor. 

Dar la noticia a un niño de 2 o 3 años puede ser un momento especial, pero también frustrante. Los padres nos planteamos preguntas del tipo: ¿Cuándo y cómo decírselo para que lo entienda y no se sienta destronado/a? ¿Qué hacer para que no tenga celos del bebé? Conocer algunas de éstas respuestas te será de gran utilidad.

Los celos del hermano mayor son normales 

Aunque al niño le digamos que nada va a cambiar con la llegada del hermanito y que papá y mamá lo van a seguir queriendo igual, su miedo a lo desconocido, a esa reorganización de la familia provoca celos. Es una reacción natural ante una situación de “pérdida de poder”, de atención y de amor (o por lo menos así lo cree o sentirá él/ella). 

Lo fundamental es no preocuparse en exceso: en la mayoría de los casos, los celos no son ni tan graves ni tan duraderos como los padres pensamos. Es la forma que tienen los niños de expresar sus sentimientos por los cambios, y lo habitual es que desaparezcan cuando se acostumbren al nuevo integrante de la familia. Este sentimiento es normal y necesario: un niño que no expresa ningún tipo de celo, por pequeño que sea, puede que esté escondiendo algún otro sentimiento.

 

El niño pasará por tres etapas antes de acoger a su nuevo hermanito/a: 

Protesta: Es la etapa inicial. El pequeño/a utilizará todo lo que tenga a mano para recuperar esa atención de los padres que antes conseguía sin ningún esfuerzo.

Desesperación: Ante la falta de respuesta a sus demandas se desesperará y puede llegar a mostrar cierta ansiedad.

Adaptación: Al final, el pequeño/a se resignará y poco a poco se irá acostumbrando a la nueva situación. 

Cómo preparar a los hermanos para la llegada de un nuevo bebé: 

Cuando estás embarazada, debés hablarles sobre la llegada del bebé y lograr que se entusiasmen con la idea de ser un hermano o hermana mayor y todo lo que esto implica, dar el ejemplo, ayudarlos, protegerlos, etc. 

Luego del nacimiento, incentivalos a que participen en los cuidados del bebé. Pediles que te alcancen un pañal cuando lo estés cambiando o que te ayuden a elegir qué ropita ponerle al bebé. 

Cuando recibas visitas, permití que tu niño/a mayor sea quien presenta a su nuevo hermanito o hermanita. 

Si el bebé recibe muchos regalos, será de ayuda que el niño/a también reciba algunos regalos. 

La seguridad es lo primero. Es importante destacar que los niños menores de 5 años no deben quedarse solos al cuidado del bebé.

Los hermanos mayores serán eventualmente una gran fuente de diversión para los más pequeños, pero las relaciones de buenos hermanos no se generan de un día para otro. No es inusual que el hermano o hermana mayor sienta celos del nuevo bebé, e incluso revierta su comportamiento al de un bebé para llamar la atención. 

Que el hermano mayor se adapte a su nuevo rol puede ser un desafío. Deben aprender a compartir todo: su espacio, sus juguetes y, en especial, a vos. 

A continuación te compartimos algunos consejos para lograr que tu hijo/a mayor se relacione mejor con su hermano/a menor: 

Permitile ayudarte con las tareas de cuidados del recién nacido. Los bebés recién nacidos requieren mucha atención, de modo que al permitir que se involucren te permitirá pasar tiempo con tus niños y dejar que se conozcan mejor. 

Incentivá a tu hijo/a a que haga preguntas. Es probable que tu niño/a tenga curiosidad respecto a lo que sucede. Aprovechá esta oportunidad para enseñarle qué esperar, de modo que comprenda que los bebés recién nacidos necesitan dormir muchas horas, y deben aprender a interactuar con el resto, por lo que resulta importante que tengan paciencia. 

Reservá un momento de calidad para vos y tu hijo/a mayor todos los días. Esto ayudará a que tu hijo/a mayor se sienta seguro/a de que lo amás de la misma forma, y que valorás el tiempo que pasan juntos. 

Y sobre todo, recordá que no hay un manual de cómo ser mamá, seguí lo que te diga tu corazón.

 

Fuentes:

babycenter.com

bebesymas.com