4 tips para abrigar a un recién nacido
Publicado el 1/7/2019
 

¿Cómo autorregula un recién nacido su temperatura corporal? 

La piel del recién nacido es muy delgada, con poca grasa subcutánea y con los vasos sanguíneos muy próximos a la piel, lo que favorece la pérdida de calor. 

El recién nacido tiene una forma especial y muy eficiente de regular su temperatura que es realizada por el metabolismo, los bebés recién nacidos tienen una tejido graso especial que tiene una alta capacidad para producir calor a través de reacciones químicas. 

1. Vestilo en capas 

Hasta los tres meses, a los recién nacidos les cuesta regular su temperatura corporal y pierden calor fácilmente. Tienen poca grasa y además se mueven poco. Los cambios bruscos de temperatura no son buenos para tu bebé. Así que lo mejor es que pienses qué actividad vas realizar y cuánto tiempo durará, si vas a estar en lugares cerrados, con calefacción o al aire libre. 

Lo mejor es que tu bebé lleve varias capas delgadas a que pocas capas muy gruesas, así si entrás en un lugar en el que la temperatura es más alta podrás quitarle alguna prenda para evitar que se sofoque, sude y su ropa se humedezca, pudiendo resfriarse. Por eso, el mejor consejo es que tu bebé recién nacido siempre sea vestido en capas. 

2. Tipo de tejido 

La ropa del recién nacido debe ser holgada y de algodón, ya que dejan transpirar, absorben el sudor y no provocan alergias. Los mejores tejidos son el algodón, la lana, el polar o el terciopelo. 

No olvidés que la ropa de lana no debería estar en contacto directo con su piel, ya que pueden ser muy irritantes, e incluso inhalar parte de la lana por su pequeña nariz. Además, es muy importante que quites todas las etiquetas, para evitar roces que le generen molestias. 

3. La temperatura de la casa 

Es esencial que en casa tu hijo se sienta a gusto y protegido. Recordá que la temperatura ideal en el hogar está entre los 20 y 22ºC, y que es necesario ventilar bien todas las mañanas para renovar el aire. 

Además el calor de las calefacciones reseca las fosas nasales de tu bebé, lo que puede dificultar su función protectora ante los microorganismos. Por eso, es conveniente que humedezcas un poco el ambiente, para ello lo mejor es colocar encima de algunos radiadores recipientes de cerámica con agua. 

4. Reconocer si tiene frío o calor 

Si tenemos dudas de si está abrigado o no, tocándole el cuello o la espaldita, por debajo de la ropa es posible percibir su temperatura y comprobar si la ropa está mojada porque ha sudado (en cuyo caso debemos cambiarla de manera inmediata). 

Las manos y los pies no suelen ser un buen parámetro para determinar si tiene frío o no porque, sobre todo en los bebés más chiquitos, suelen estar fríos siempre, debido a que aún no regulan bien la temperatura corporal.

Por eso el mejor termómetro que tenemos en nuestro recién nacido es tocarle la nariz.